lunes, 22 de julio de 2013

Suicide club de Sion Sono


Suicide club es una película del 2002, dirigida por Sion Sono, y la historia comienza con un grupo conformado por 54 chicas que se suicidan en una estación del metro, esto desconcierta a la policía quien no sabe si se trata de un accidente o un homicidio, entonces se inicia una investigación, pero este evento ha tenido otras repercusiones en la ciudad lo cual dificulta el caso.





Al inicio me pareció una idea muy original e interesante, los suicidios múltiples como un delito y la manera en que la ley se enfrenta a este caso tan fuera de lo común, pero desde ahí la película va cuesta abajo. Algo que le hace falta es un personaje en el cual apoyarnos, esto hace un poco más difícil seguir lo que está sucediendo. La forma en que lleva la trama me parece muy irregular, hay un punto en el que se siente que solo muestran eventos aleatorios que no llegan a ningún lado, y al final la película tampoco culmina en algo satisfactorio. 

A partir de este punto hablaré más sobre la trama, así que si quieres verla recomiendo terminar aquí, pero si tu curiosidad no te deja eres bienvenido a continuar leyendo.

Algo que me agradó fue las repercusiones que tuvo dicho suicidio múltiple sobre la gente. En una escena vemos a un grupo de estudiantes que se encuentran en el techo de su escuela comentando sobre dicho acontecimiento y de la nada unas chicas dicen que saltarán, de una manera de lo más casual, entonces todos deciden hacerlo y agarrados de las manos se suicidan. Aquí vemos lo influenciable que puede llegar a ser la juventud y lo enferma que están muchas personas en nuestra sociedad, lo cual puede ser uno de los mensajes de la película, la juventud que es el futuro, pero que se pudre hoy. Este otro caso no se encuentra directamente relacionado con el primero y termina complicando aún más el trabajo de los agentes.

Cuando la película iba tomando un tono de misterio policiaco ocurre una escena en un hospital donde se habían suicidado unas enfermeras  y estas vuelven como espíritus, lo cual termina dando otro sentido a la historia, pero simplemente dejaron esta escena en el olvido y nunca volvemos a saber de cosas sobrenaturales. Y mientras va avanzando la trama salen muchas interrogantes ¿Quién está detrás de todo esto? ¿Por qué lo hace? ¿Cómo lo hace? Cuando pensaba que las cosas se iban complicando cada vez más nos presentan a un villano muy al estilo del Jocker, quien supuestamente mediante el internet convencía a la gente de suicidarse. El personaje me pareció muy interesante, y a la talla de alguien responsable de todo lo que había pasado hasta ese entonces. Pero después lo atrapan y resulta que siempre no era él quien se encontraba detrás de todo, era un simple farsante. Entonces las expectativas suben un poco, ¿Qué podría ser más oscuro y grande que aquel psicópata? ¡Un grupo de J-pop diabólico! Así es en vez de utilizar a un criminal tan retorcido como el mismo Hannibal Lecter (y al final solo era un fulano que quería llamar la atención) deciden que el villano será un grupo de niñitas de 12 años. Se supone que en las canciones de dicho grupo había mensajes que inducían a la gente a cometer suicidio, eso fue todo.




En eso se puede resumir mis impresiones sobre Suicide club. Puedo decir que tiene varias ideas para ser una muy buena película de horror y suspenso, pero son totalmente desperdiciadas. Tiene un par de escenas memorables, entre ellas la secuencia del inicio que cumple al hacer que uno se pregunte sobre lo que está pasando, la que mencioné que se desarrolla en la azotea de la escuela y cuando nos presentan al supuesto villano.

En conclusión Sucide club es una película que nos presenta una buena historia, la va desarrollando y al final la hace bolita y la avienta a un cesto de basura. De todos modos me llamó la atención y veré las otras películas de Sion Sono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada